la escala de entrenamiento de doma

¿Cuales son los orígenes de la escala de entrenamiento de Doma Clásica?

Aquí un recordatorio o primera toma de contacto para los domeros más recientes que no conozcan aún la ESCALA DE ENTRENAMIENTO. Aunque quizás lo parezca, no la creo la Federación Ecuestre Internacional. Veamos quién entonces.

El origen de la escala de entrenamiento que tenemos definida en los Reglamentos de Doma Clásica tanto nacional como internacional tiene su origen en el manual de la caballería del ejército alemán. El término ‘escala de entrenamiento ́ comenzó a utilizarse sobre los años cincuenta del siglo pasado, la directiva del manual de la caballería alemana ya nombraba los fines y principios del entrenamiento del caballo. Mostraba un plan detallado de entrenamiento en forma de normas para el entrenamiento de un caballo para la caballería. Entonces este reglamento definía los siguientes estadios en el entrenamiento

  • Acostumbrar al caballo al peso del jinete
  • Ritmo, relajación.
  • Desarrollo de la confianza, de los aires y del contacto
  • Rectitud
  • Pasar el movimiento a través del cuerpo del caballo, mantenimiento del caballo en la mano y en buena actitud
  • Desarrollo de la capacidad de cargar, reunión
  • Comienzo de la elevación
  • Actitud de trabajo
  • Actitud de presentación (solo se mantendrá durante breves momentos).

El precursor de la escala de entrenamiento como la conocemos hoy en día es el libro de Siegfried von Haugk –The Training of the Reruit in Horseback Riding (El entrenamiento del Recluta en equitación) – publicado en 1940. En él su autor define los objetivos del entrenamiento de la misma forma que aparecen hoy en día en la escala de entrenamiento. Es decir:

  • Ritmo
  • Relajación
  • Contacto
  • Impulsión
  • Rectitud
  • Reunión

En el proceso de entrenamiento del caballo, los seis elementos se subdividen a su vez en tres fases de entrenamiento que se sobreponen:

Fase 1: ritmo, relajación y contacto forman parte de la fase de adaptación al jinete. En esta fase del entrenamiento, el caballo se familiariza con el jinete y las ayudas. Se utiliza esta fase en el calentamiento del trabajo diario.

Fase 2: relajación, contacto, impulsión y rectitud son necesarios para el desarrollo de la fuerza de empuje del posterior. En esta fase, el caballo debe trabajar más desde atrás e ir de forma diligente hacia delante buscando el contacto. Esta fase hace especial hincapié en un trabajo gimnástico versátil para así obtener un caballo flexible y atlético.

Fase 3: La Impulsión, la rectitud y la reunión tienen como finalidad desarrollar la capacidad de cargar el peso sobre el posterior. Se supone que el caballo debe ser capaz de cargar con más peso en el posterior, imprescindible para la verdadera reunión y la elevación relativa. Ambos son necesarios para llegar a metas más altas en el entrenamiento. En algunos libros más antiguos mencionan la elevación como el séptimo elemento de la escala de entrenamiento, ya que la elevación relativa (la posición de la cabeza y la elevación del anterior están directamente relacionados con el grado de reunión) es una consecuencia directa de una reunión correcta, pero este punto mas no se ha considerado en la versión que utilizamos hoy en día.

Lo que es muy importante es que no se puede considerar de forma aislada a ninguno de los seis elementos de la escala de entrenamiento; todos ellos interactúan y dependen el uno del otro. Las cualidades individuales se incorporan sistemáticamente al entrenamiento del caballo. La sobre posición de las tres fases de entrenamiento anteriormente mencionadas, es una clara indicación de las dinámicas intermitentes de los componentes aislados de la escala de entrenamiento. Nos puede ayudar a comprender como contribuye la escala de entrenamiento en la doma de nuestro caballo, si la visualizamos como en una pirámide, con el ritmo en la base y cada escalón construido en el anterior, tal y como aparece en el reglamento de doma clásica español.

Existe una razón lógica por el orden en que aparecen los seis elementos de la escala de entrenamiento. Cada caballo necesita obtener un nivel mínimo de cada uno de los elementos para pasar al siguiente; aunque en la práctica vemos que hay una intercomunicación entre los elementos. Debemos escuchar a nuestro caballo, él nos dirá en que elemento hay que poner más énfasis en un determinado momento. La meta en el entrenamiento del caballo es llegar al máximo ‘nivel de permeabilidad’ o dicho de otra forma que la actividad creada por el posterior pase a través del cuerpo del caballo (lo que se ha traducido en ocasiones como ‘dejar pasar’).

 

http://www.topiberian.com/2015/02/17/los-origenes-escala-de-entrenamiento/